Manifiesto

Sí, el día ha llegado.

Es el momento de empezar a buscar la felicidad dentro de nosotros mism@s, a aprender a andar ligeros  y a vivir con pasión (gracias, Rafael Santandreu).

Sal a la calle a disfrutar de las pequeñas delicias del día a día: una taza de café bien calentita, callejear por lugares desconocidos, ver atardecer, un semáforo en rojo, observar a los demás pasajeros del tren/bus/metro, releer el mensaje de una persona querida…

Eres un ser extraordinario con capacidad de revertir cualquier situación que -en un principio- consideres adversa: que te pille la lluvia a 70km de casa y sin paraguas no va a amargarte el día, ni tampoco un atasco o un dolor de cabeza.

Por tanto, erradica las quejas de tu mente, no sirven para nada. Y céntrate en encontrar la belleza en cada cosa.

La felicidad está únicamente en nuestro interior. Entrena la mente. Mímate. Pon a punto la máquina y haz lo que realmente te hace feliz, aunque ello te lleve a decir ‘no’ una y mil veces.

Persigue tus sueños. Cae. Levántate.

Y recuerda que puedes ser la persona más feliz del planeta viviendo en un maravilloso vertedero.

Anuncios